Bizcocho de Manzana y Canela

Aún no había hecho un bizcocho de este tipo, ya era hora. Aquí os escribo la receta original y los cambios que hice en ella, así como lo que cambiaré para la próxima vez que la haga.

 

Ingredientes:

3 huevos.

250 g de azúcar (yo usé moreno).

175 g de harina de repostería (utilicé harina con levadura).

50 ml aceite de oliva (yo utilicé de girasol).

150 ml de leche (utilicé un yogur natural azucarado).

1/2 sobre de levadura (yo eché uno entero).

3 manzanas golden (yo usé 2 manzanas reineta).

Una cucharadita de canela en polvo.

Una pizca de sal, por mi cuenta.

Una pizca de bicarbonato, también por cuenta propia.

 

 

Elaboración:

En la receta original se utiliza una manzana para el bizcocho y el resto como cobertura. Yo no hice cobertura y añadí dos en puré al bizcocho. Aunque quedó bien, la próxima vez añadiré sólo una, y utilizaré otro tipo de manzana con más sabor, como la golden que decía la receta original.

En primer lugar precalentamos el horno a 180º. Seguimos batiendo los huevos, primero las claras. Cuando éstas estén casi a punto de nieve añadimos las yemas, para que quede el bizcocho más esponjoso. Añadimos la leche (en mi caso el yogur), el aceite y la canela.

Antes de agregar la harina la pasaremos por un tamiz, junto con la levadura. Unimos ésto a la mezcla anterior.

Batimos una de las manzanas (yo batí dos) y cuando quede hecha puré, la mezclamos a lo que teníamos hecho. Una vez se haya ligado todo, lo vertemos sobre un molde para horno engrasado previamente. Si queremos decorar con manzana, las partimos en láminas y colocamos las porciones encima, espolvoreando con azúcar y canela también.

Introducimos el molde a media altura en el horno, alrededor de unos 40 minutos. Hasta que quede dorado y al pincharlo salga limpio.

Sopa de pepino

Un primer plato refrescante a base de pepino. Personalmente prefiero un gazpacho tradicional, pero está bien para cambiar.

sopapepino

Ingredientes (4 personas):

4 pepinos.

2 yogures naturales sin azucarar.

2 cucharadas de vinage de módena.

1 diente de ajo.

1 pizca de albahaca.

1 vaso de leche.

Sal.

Aceite.

Pimienta.

Elaboración:

Pelamos los pepinos y los troceamos. Trituramos primero los pepinos para que nos sea más fácil. Después, tan sólo hay que ir añadiendo el resto de ingredientes. Dejar en la nevera y servir muy frío.

Bizcocho de queso

Tenía que hacer alguna de las recetas de Taim, que fue mi primera seguidora y la primera que hizo alguna de mis recetas (que yo sepa). Opté por hacer su bizcocho de queso, con alguna ligera variación (sin glaseado y sin bicarbonato).

Tiene un ligero toque a queso y una textura más húmeda que otros bizcochos que he probado. Rico y diferente.

Ingredientes:

200g queso de untar (tipo Philadelphia).                                     bizcochoqueso

200g harina de fuerza.

100g azúcar moreno.

50g azúcar blanquilla.

1 sobre de levadura.

50g de mantequilla (más para engrasar el molde).

Ralladura o esencia de limón.

100ml de leche.

2 huevos.

Elaboración:

En un bol mezclamos la harina, la levadura, la ralladura de limón y lo reservamos.

Batimos el queso con la mantequilla y añadimos poco a poco el azúcar. Batimos uno a uno los huevos y los incorporamos. Removemos bien y agregamos la mitad de la mezcla que habíamos reservado (harina, levadura y ralladura), añadimos la leche, volvemos a mezclar y echamos el resto de harina.

Preparamos el molde untándolo con un poco de mantequilla y espolvoreándole algo de harina. Vertemos la masa y listo para entrar en el  horno. Si al pincharlo con un cuchillo sale limpio, estará listo. Su color no es muy oscuro, así que no esperemos hasta que esté tan tostado como otros.

bizcochoquesoporcion

Crema pastelera

La crema pastelera es un básico que se puede utilizar en gran cantidad de dulces.  Además, como veréis, no es difícil de hacer.

Ingredientes:

½ litro de leche entera.

120 g de azúcar.

50g de maicena.

1 vaina de vainilla.

1 trozo de cáscara de limón.

4 yemas de huevo.

50g de mantequilla sin sal.

cremapastelera

Elaboración:

Separamos un vaso del medio litro de leche y lo reservamos en el frigorífico. El resto de leche la ponemos en una olla al fuego, junto con la vainilla (cortada longitudinalmente para obtener más sabor de las semillas) y el limón . Antes de que llegue a hervir la retiramos del calor.

Dejaremos reposar la leche durante 20 minutos aproximadamente, así obtendrá mejor el sabor de la vainilla y el limón. Pasado ese tiempo, volvemos a poner la olla al fuego, a baja intensidad.

Por otro lado, mezclamos en un recipiente las yemas y el azúcar. Hay que batir hasta que obtengamos una mezcla cremosa, lo guardamos para después.

Ahora recuperamos el vaso con leche de la nevera, en él disolveremos la maicena. Una vez quede bien diluido, lo verteremos en la olla donde estaba calentándose la leche a fuego lento. Debemos remover cuidadosamente y con constancia, o de lo contrario quedarán grumos.

Nuevamente, antes de que llegue a hervir, vertemos la mezcla de azúcar con las yemas. Esta vez también debemos ser constantes al remover, nos serviremos de las varillas para evitar que la yema cuaje. Después de un rato, cuando haya espesado según nuestro gusto, podremos apagar el fuego. Estando aún caliente, añadimos la mantequilla, así se derretirá fácilmente y le dará un toque más cremoso. Movemos un poco para que se incorpore bien, y con esto habremos terminado.