Salmorejo

Una receta buena, barata y fácil. Ya empiezan a apetecer cremas fresquitas como el gazpacho, vichyssoise, o este rico salmorejo.

Ingredientes (4 ó 5 raciones):

1kg de tomates maduros.

200g de pan duro.

1 diente de ajo.

1 huevo duro (para decorar).

Virutas de jamón serrano (para decorar).

150ml de aceite de oliva.

Sal.

Elaboración:

Lavamos y pelamos los tomates (podemos escaldarlos). Los trituramos con la batidora y añadimos el pan duro troceado. Lo mejor es que lo dejemos reposar un rato, mínimo 10 minutos. Así se irá ablandando y será mucho más fácil batirlo después.

Después agregamos el diente de ajo, la sal y el aceite. Batimos con tesón, para que nos quede lo más suave posible. Reservamos en la nevera el tiempo que sea necesario para que esté bien fresquito.

A la hora de servir, podemos adornarlo con huevo duro troceado y unas virutas de jamón serrano. Si queremos que el jamón tenga textura tostada, podemos darle un golpe de calor en el microondas (con 7 u 8 segundos bastará).

Salmorejo

Anuncios

Trinxat de col y patatas

Esta receta la encontré gracias a pepekitchen. Lo bueno de la col es que dura bastante. Lo malo, que algunas son tan grandes que ya no sabes qué hacer con ellas. Así que con esta nueva manera de cocinarla acabé antes con una de ésas.

Ingredientes:

500g de col rizada.

250g de patatas.

Aceite de oliva.

5 dientes de ajo.

(100g de bacon en la receta original).

Elaboración:

Cocemos la col y las patatas en una olla con un poco de sal. La col la troceamos en tiras finas y las patatas cortadas estilo panadera. Hasta que quede bien hecho.

En una sartén doramos los ajos a fuego lento ( y el bacon si lo utilizamos). Escurrimos el hervido de patatas y col y lo añadimos a la sartén. Removemos un poco y dejamos que se vaya haciendo, como si fuera para tortilla. Que se vaya dorando poco a poco, y le damos la vuelta. Lo haremos hasta que quede a nuestro gusto de tostado. A mí me quedó poco dorado porque utilizo poco aceite.

También se puede terminar cuajando unos huevos y servir como tortilla.

IMG_2149

Hummus

 

Las legumbres son un alimento rico en vitaminas y minerales. Además, si se complementan bien (hidratos, vitamina C) , son una excelente fuente de proteínas y hierro. A pesar de la idea que mucha gente tiene, no son altas en kilocalorías (depende de cómo las cocinemos también, claro está).

Quizás no siempre disponemos del tiempo o las ganas de prepararlas, pero es que no tienen por qué ser recetas complicadas. Tenemos a nuestro alcance legumbres ya cocidas, que nos agilizan el trabajo.

Esta receta es un ejemplo de que pueden ser ligeras, tanto de elaboración como de consumo. Podemos cocinar con garbanzos cocidos de bote, o reaprovechando los que hayamos cocido ya para otra comida (cocido, por ejemplo).

Ingredientes:

1 bote de garbanzos cocidos (400g) (Reservamos el caldo también, para hacerlo más o menos espeso).

2 dientes de ajo.

1 cucharada de aceite.

Sal y pimienta (al gusto).

2 ó 3 cominos.

½ cucharadita de pimentón picante.

½ cucharadita de pimentón dulce.

El zumo de medio limón.

3 cucharadas de tahini (opcional).

Elaboración:

Tan sencillo como verter los ingredientes y mezclar con la batidora. Según prefiramos la textura más líquida o mas espesa , podemos añadir agua de la que habíamos reservado.

En la receta original está incluido el tahini, una pasta de semillas de sésamo, pero yo nunca lo he hecho así. No lo he encontrado, quizás porque tampoco lo he buscado, pero la receta sin él me parece suficientemente sabrosa.

Las medidas son orientativas, depende de cómo de potentes nos gusten los sabores. Y la cantidad de garbanzos dependerá también de los comensales. Yo, a veces, con un bote pequeño tengo suficiente, aunque suelo conservar las cantidades casi iguales (excepto el aceite y el pimentón, que lo rebajo).

Se puede servir con pan de pita tostado, tostas de pan, nachos, o verduras a modo de palitos. Espolvoreamos un poco de pimentón, si queremos darle un poco más de color, y listo para picar.