Bizcocho con pera

El bizcocho de esta receta era la base para una tarta con glaseado y demás historias decorativas. Pero el fondant y las tartas muy aparatosas no son mi fuerte, no me atraen ni para hacer ni para comer. Por eso, decidí hacer solamente el bizcocho. Es bastante parecido al típico bizcocho de yogur, pero la pera le da un toque distinto. No apostaba mucho por él, pero resultó estar bueno, así que, dejo la receta.

bizcochopera1

Ingredientes:

3 huevos.

1 yogur de fresa.

2 medidas de yogur con azúcar.

3 medidas de yogur con harina.

1 medida de yogur con aceite de girasol.

1 sobre de levadura.

2 peras.

Mantequilla.

Azúcar glas para decorar.

Elaboración:

Batir los huevos con varillas eléctricas hasta que queden bien espumosos. Verter el yogur en un cuenco y apartar . Limpiamos el vaso de yogur y lo secamos bien para utilizarlo como vaso medidor. Añadimos los dos vasos de azúcar, y seguimos batiendo. Añadir el yogur que teníamos apartado en un cuenco, seguimos mezclando. Mezclar la harina junto a la levadura y pasamos por un tamiz, e iremos espolvoreando sobre la mezcla de los huevos. Lo iremos incorporando poco a poco y moviéndolo con una espátula de madera. Añadimos el aceite y las peras cortadas en dados. Seguimos mezclando con movimientos envolventes.

Precalentamos el horno 10 minutos. Engrasamos el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y echamos por encima un poco de harina, para evitar que se pegue. Volcamos poco a poco la mezcla y horneamos a unos 180º alrededor de 30 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio. Esperamos a que enfríe y, listo para comer.

bizcochopera

Anuncios

Galletas shortbread

shortbread

He aquí otra receta pendiente de publicar desde hace mucho tiempo. Y eso que, cuando la leí en pemberleycupandcakes, la hice al momento. De hecho, dos veces seguidas. Son unas deliciosas galletas de mantequilla de origen escocés. Aunque, si queréis saber más sobre ellas, Rosa María os explica mucho mejor todo eso en su blog.

Aquí os dejo la receta.

Ingredientes:

175 g de harina.

55 g de azúcar superfino (yo pasé azúcar normal por la batidora).

1/4 de cucharadita de sal.

115 g  mantequilla con sal muy fría.

Azúcar moreno para espolvorear.

Elaboración:

Empezamos precalentando el horno a 150 °. Engrasamos un molde para tarta que no sea muy grande. Cuadrado o circular, según la forma que queramos darle.

Después, tamizamos la harina, el azúcar y la sal. A esto le añadimos la mantequilla en trozos. Yo no tenía un mezclador de masas, ni me manejaba bien con dos cuchillos, así que usé el chafa patatas. De esta manera evité darle demasiado calor con mis manos. Lo mezclamos hasta obtener una masa seca, que se desmigaje.

Ahora sí debemos utilizar nuestras manos para aunar la masa. Pero debemos intentarlo manipularla el menor tiempo posible, si nos excedemos no quedará crujiente. Una vez hemos hecho una bola con la masa, la extendemos sobre el molde. Presionamos con los dedos hasta  toda la base quede bien cubierta.

Alisamos la superficie de la masa con una cuchara. Y con un cuchillo dibujamos las porciones, sin llegar a clavarlo totalmente, sólo de manera superficial. Con los dientes de un tenedor marcamos la superficie de cada porción, dejando dibujados unos agujeritos. Si lo hacemos en un molde redondo les daremos forma triangular. Y si las queremos con forma de barritas utilizaremos un recipiente rectangular.

Por si acaso hubiéramos manipulado demasiado la masa, introducimos la bandeja en el frigorífico. Podemos dejarla que se refrigere unos 15/20 minutos.

Pasado ese tiempo, metemos la bandeja al horno unos 40 minutos. Hasta que veamos que la masa ya esté cocida y ligeramente dorada. Al sacar la bandeja del horno la espolvoreamos con azúcar moreno.

Dejamos que el molde se enfríe un poco sobre una rejilla. En caliente las pastas se rompen con muchísima facilidad, así que hay que tener mucho cuidado. Terminamos de partir  la masa en las porciones que habíamos dibujado con el cuchillo, y las dejamos que terminen de enfriar sobre la rejilla.

         shortbreadp                                                                              shortbread2

 

Galletas napolitanas

Sí, como las de Cuétara de toda la vida, con su azúcar y canela por encima. No saben exactamente igual, está claro, pero éstas son caseras, así que mucho mejor. En el momento en que las hice no tenía moldes rectangulares, pero lo importante es el sabor. La receta la encontré en el blog devainillychocolate.

napolitanas

Ingredientes:

130 g de azúcar.

1 huevo.

300 g de harina.

100 g de mantequilla a temperatura ambiente.

2 cucharaditas de canela en polvo.

1 cucharadita de levadura.

Azúcar y canela en polvo extra para decorar.

 

Elaboración:

Podemos empezar por precalentar el horno a 180°.

Batimos la mantequilla con el azúcar. Añadimos el huevo y la canela y seguimos mezclando. Después añadiremos poco a poco la harina, que habremos mezclado antes con la levadura.

Amasamos todo bien para que queden integrados los ingredientes de manera homogénea. Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en film transparente, para dejarla reposar al menos 30 minutos en el frigorífico.

Pasado el tiempo de reposo, extendemos con el rodillo y vamos dando forma con ayuda del cortapastas. Las horneamos a 180° durante unos 10 minutos, o hasta que observemos que los bordes empiezan a dorarse.

Por último, las dejamos enfriar sobre una rejilla.

napolitanas2

Galletas de limón

Son las primeras galletas de limón que publico, pero vaticino que no van a ser las únicas. La masa necesita 3 horas como mínimo de reposo en el frigorífico, así que yo prefiero hacerla el día de antes y dejarlas toda la noche. Eso sí, al principio estará durísima y habrá que darle tiempo para poder  manipularla. Resumiendo, que no son unas galletas de hacer al instante, no por complicación sino por requerir un poco de tiempo. Pero si os gusta el limón y las galletas, merece la pena.

Ingredientes:

400 g de harina.

220 g  de mantequilla a temperatura ambiente.

200 g de azúcar.

Unas gotas de vinagre de vino blanco.

3 g de bicarbonato.

1 pizca de sal.

Zumo de 1/2 limón.

1 cucharadita de esencia de limón.

Elaboración:

Pasamos por el tamiz la harina, añadimos el bicarbonato, la sal y las gotas de vinagre. Reservamos esta mezcla de ingrediente secos para usarla más tarde.

Batimos la mantequilla con el azúcar con ayuda de las varillas. Si la mantequilla no está lo suficiente blanda le daremos un golpe de calor en el microondas antes. Vamos incorporando a la mezcla el huevo, el zumo de limón y la esencia de limón. Agregamos ahora la mezcla que teníamos reservada con la harina etc.

Cuando todos los ingredientes queden bien mezclados hacemos una bola y la envolvemos en film transparente. Como ya dije, debe reposar al menos 3 horas en la nevera, pero podemos dejarla toda una noche.

Sacaremos la masa un rato antes de disponernos a formar las galletas, así no estará tan fría y podremos darle forma con más facilidad. Precalentamos el horno a 180. Cogemos porciones y vamos estirando, con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada. Si la masa queda aún pegajosa podemos añadir algo más de harina, pero sólo la necesaria o pueden resultar muy secas. Las cortamos con ayuda de un cortapastas con la forma que deseemos y las disponemos en la bandeja del horno con papel vegetal. Bajamos la temperatura a 120 y horneamos unos 12 minutos. Hasta que estén cocidas, pero no adquieren un tono muy dorado, así que no hay que guiarse por el color. Dejamos que enfríen sobre una rejilla y ¡a comer!

galletaslimon

Helado de fresa

IMG_3480

¡Qué maravilla el helado casero! Pensaba que era necesario una heladora, que sería difícil que no se convirtiera en un bloque de hielo, pero no ha sido así. El único inconveniente es que a estas alturas ya no será fácil encontrar fresas. Tal vez salga bien con alguna otra fruta, aún no lo he intentado.

Ingredientes:

300 g de fresas.

200 g de nata para montar.

2 yemas de huevo.

100 g de azúcar.

Elaboración:

Lavamos y trituramos las fresas. Si queremos, podemos dejar algún trozo para decorar. En un cazo calentamos a fuego suave la nata. Mientras tanto, batimos las yemas con el azúcar, en un recipiente que podamos poner al baño María.

Una vez que la nata llegue a ebullición la apartamos del fuego, y la incorporamos poco a poco a la mezcla de azúcar con las yemas. Ponemos el cuenco con la mezcla al baño María y seguimos moviendo, unos 7 minutos o hasta que la mezcla espese un poco. Lo apartamos y esperamos a que se enfríe, removiendo de vez en cuando.

Lo siguiente, es mezclar todo con el puré de fresa que hemos hecho al comienzo. Lo metemos al congelador, en el recipiente que deseemos conservarlo. Lo único que necesitaremos para el resto del proceso es tiempo. Debemos tenerlo durante unas 6 horas como mínimo. Y cada hora, lo removeremos con un tenedor para romper los cristales que se formen. Así irá tomando poco a poco una consistencia más cremosa.

Pasado el tiempo necesario, lo repartimos en copas y ya tenemos nuestro helado casero. Sin conservantes ni colorantes artificiales, natural 100%. Se puede mantener hasta un mes en el congelador.

IMG_3484

Mermelada de cereza

mermeladacereza1

Aprovecho que aún es temporada de esta fruta para añadir una mermelada al recetario. Me gustaría poder actualizar más a menudo, pero las circunstancias no me lo permiten en estas fechas.

En cuanto la vi en el blog de Rosa M. Lillo, me puse manos a la obra. El resultado fue espectacular. Yo hice la mitad de las cantidades, no tenía ganas de esterilizar tarros para conservarla. Pero si queréis saber cómo hacerlo, Rosa M. Lillo lo explica todo muy bien.

Ingredientes:

250g de cerezas deshuesadas.

250g de azúcar blanquilla.

1 cucharada de zumo de limón.

Elaboración:

Mezclamos, en la olla que vayamos a hacer después la cocción, las cerezas con el azúcar y el zumo de limón. Se tapa con film transparente y dejamos macerar un mínimo de dos horas.

Yo lo batí tras dejarlo macerar, pero si queremos que la mermelada contenga trozos, no hace falta. Lo cocemos en la olla hasta llevarlo a ebullición , mientras movemos con una cuchara de madera. Después bajaremos el fuego y lo mantendremos unos 20-30 minutos más. Poco a poco, las cerezas irán adquiriendo consistencia al perder el agua. Si vemos que queda demasiado líquido podemos dejar un poco más. Pero hay que tener en cuenta que cuando se enfríe, quedará aún más espeso. Cuando ya no esté tan caliente podemos meterla en la nevera para que se conserve.

mermeladacereza                                                                                                                mermeladacereza2

Bizcocho de queso

Tenía que hacer alguna de las recetas de Taim, que fue mi primera seguidora y la primera que hizo alguna de mis recetas (que yo sepa). Opté por hacer su bizcocho de queso, con alguna ligera variación (sin glaseado y sin bicarbonato).

Tiene un ligero toque a queso y una textura más húmeda que otros bizcochos que he probado. Rico y diferente.

Ingredientes:

200g queso de untar (tipo Philadelphia).                                     bizcochoqueso

200g harina de fuerza.

100g azúcar moreno.

50g azúcar blanquilla.

1 sobre de levadura.

50g de mantequilla (más para engrasar el molde).

Ralladura o esencia de limón.

100ml de leche.

2 huevos.

Elaboración:

En un bol mezclamos la harina, la levadura, la ralladura de limón y lo reservamos.

Batimos el queso con la mantequilla y añadimos poco a poco el azúcar. Batimos uno a uno los huevos y los incorporamos. Removemos bien y agregamos la mitad de la mezcla que habíamos reservado (harina, levadura y ralladura), añadimos la leche, volvemos a mezclar y echamos el resto de harina.

Preparamos el molde untándolo con un poco de mantequilla y espolvoreándole algo de harina. Vertemos la masa y listo para entrar en el  horno. Si al pincharlo con un cuchillo sale limpio, estará listo. Su color no es muy oscuro, así que no esperemos hasta que esté tan tostado como otros.

bizcochoquesoporcion