Galletas shortbread

shortbread

He aquí otra receta pendiente de publicar desde hace mucho tiempo. Y eso que, cuando la leí en pemberleycupandcakes, la hice al momento. De hecho, dos veces seguidas. Son unas deliciosas galletas de mantequilla de origen escocés. Aunque, si queréis saber más sobre ellas, Rosa María os explica mucho mejor todo eso en su blog.

Aquí os dejo la receta.

Ingredientes:

175 g de harina.

55 g de azúcar superfino (yo pasé azúcar normal por la batidora).

1/4 de cucharadita de sal.

115 g  mantequilla con sal muy fría.

Azúcar moreno para espolvorear.

Elaboración:

Empezamos precalentando el horno a 150 °. Engrasamos un molde para tarta que no sea muy grande. Cuadrado o circular, según la forma que queramos darle.

Después, tamizamos la harina, el azúcar y la sal. A esto le añadimos la mantequilla en trozos. Yo no tenía un mezclador de masas, ni me manejaba bien con dos cuchillos, así que usé el chafa patatas. De esta manera evité darle demasiado calor con mis manos. Lo mezclamos hasta obtener una masa seca, que se desmigaje.

Ahora sí debemos utilizar nuestras manos para aunar la masa. Pero debemos intentarlo manipularla el menor tiempo posible, si nos excedemos no quedará crujiente. Una vez hemos hecho una bola con la masa, la extendemos sobre el molde. Presionamos con los dedos hasta  toda la base quede bien cubierta.

Alisamos la superficie de la masa con una cuchara. Y con un cuchillo dibujamos las porciones, sin llegar a clavarlo totalmente, sólo de manera superficial. Con los dientes de un tenedor marcamos la superficie de cada porción, dejando dibujados unos agujeritos. Si lo hacemos en un molde redondo les daremos forma triangular. Y si las queremos con forma de barritas utilizaremos un recipiente rectangular.

Por si acaso hubiéramos manipulado demasiado la masa, introducimos la bandeja en el frigorífico. Podemos dejarla que se refrigere unos 15/20 minutos.

Pasado ese tiempo, metemos la bandeja al horno unos 40 minutos. Hasta que veamos que la masa ya esté cocida y ligeramente dorada. Al sacar la bandeja del horno la espolvoreamos con azúcar moreno.

Dejamos que el molde se enfríe un poco sobre una rejilla. En caliente las pastas se rompen con muchísima facilidad, así que hay que tener mucho cuidado. Terminamos de partir  la masa en las porciones que habíamos dibujado con el cuchillo, y las dejamos que terminen de enfriar sobre la rejilla.

         shortbreadp                                                                              shortbread2

 

Anuncios