Pastelitos Pío X

IMG_2120

Por lo visto así los llaman en Málaga. También me han dicho que en Cartagena  son Piononos. Como sea, me pidieron unos pasteles Pío X , los busqué y los hice. Y, aunque yo no los había probado, parece que quedaron bastante parecidos a los originales.

Es una de esas recetas que tendremos que hacer cuando nos apetezca tirarnos un buen rato en la cocina. Tendremos que elaborar un bizcocho, almíbar y crema pastelera.

Ingredientes para el bizcocho:

3 huevos.

125g de azúcar.

60g de mantequilla derretida.

100g de harina de fuerza.

25 grs de maicena.

1 cucharadita de levadura.

1/2 cucharadita de esencia de vainilla.

Elaboración:

Precalentamos el horno a una temperatura alta.

Batimos los huevos, añadimos el azúcar y mezclamos bien. Vamos añadiendo el resto de ingredientes poco a poco hasta obtener la masa.

Disponemos sobre la bandeja de horno papel vegetal y en él extendemos toda la masa que hemos elaborado. De manera que nos quedará un bizcocho muy amplio pero bajo.

Cuando introducimos la bandeja al horno bajamos a una potencia media y lo dejamos hasta que quede hecho.

Una vez fuera, lo enrollamos con el papel vegetal incluido, como si fuera un pergamino. De manera que, cuando lo vayamos a desenrollar después, mantenga esa forma. No lo apretemos demasiado al envolverlo, o si no se romperá cuando tengamos que rellenarlo con la crema pastelera. Dejamos que se enfríe mientras preparamos las otras partes del pastel.

Ingredientes para el almíbar:

130g de azúcar.

100g de agua

Zumo de 1/2 limón.

1 ramita de canela.

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes a cocer en un cazo. Esperamos hasta que hierva y mantenemos unos 6 ó 7 minutos, moviendo de vez en cuando para que no se pegue.

Ingredientes para crema pastelera:

½ litro de leche entera.

120 g de azúcar.

50g de maicena.

1 vaina de vainilla.

1 trozo de cáscara de limón.

4 yemas de huevo.

50g de mantequilla sin sal.

Elaboración:

Separamos un vaso del medio litro de leche y lo reservamos en el frigorífico. El resto de leche la ponemos en una olla al fuego, junto con la vainilla (cortada longitudinalmente para obtener más sabor de las semillas) y el limón . Antes de que llegue a hervir la retiramos del calor.

Dejaremos reposar la leche durante 20 minutos aproximadamente, así obtendrá mejor el sabor de la vainilla y el limón. Pasado ese tiempo, volvemos a poner la olla al fuego, a baja intensidad.

Por otro lado, mezclamos en un recipiente las yemas y el azúcar. Hay que batir hasta que obtengamos una mezcla cremosa, lo guardamos para después.

Ahora recuperamos el vaso con leche de la nevera, en él disolveremos la maicena. Una vez quede bien diluido, lo verteremos en la olla donde estaba calentándose la leche a fuego lento. Debemos remover cuidadosamente y con constancia, o de lo contrario quedarán grumos.

Nuevamente, antes de que llegue a hervir, vertemos la mezcla de azúcar con las yemas. Esta vez también debemos ser constantes al remover, nos serviremos de las varillas para evitar que la yema cuaje. Después de un rato, cuando haya espesado según nuestro gusto, podremos apagar el fuego. Estando aún caliente, añadimos la mantequilla, así se derretirá fácilmente y le dará un toque más cremoso. Movemos un poco para que se incorpore bien, y con esto habremos terminado.

Una vez tengamos todo esto ya sólo quedará montarlo.

Ingredientes para cubrir el bizcocho:

Canela molida.

Coco rallado (200g).

Ahora que el bizcocho ya estará frío lo desenrollamos cuidadosamente. Con ayuda de un pincel, untamos con almíbar el interior del bizcocho. Reservamos un poco para el exterior. Después del almíbar, lo rellenamos con la crema pastelera. De este modo, ya tendrá la apariencia de un brazo de gitano.Ahora podemos cubrir el exterior con el almíbar que habíamos reservado. Con cuidado, iremos cortando raciones de 2 ó 3 cm. Cada corte lo rebozamos en coco rallado y espolvoreamos con canela molida. Podemos colocarlos en papeles individuales. Otra opción es rebozar la pieza entera, sin cortar en porciones, y servir como un brazo de gitano. La elección es vuestra.

IMG_2132

Hervido de alcachofas al limón

O como dice mi madre, “alcaciles en agriura”. Es un sencillo hervido de verdura, con un punto de acidez por el jugo de limón. Es una comida muy ligera, así que nos puede servir como primer plato o acompañamiento.

Ingredientes para unas 2 raciones;

1 kilo de alcachofas.

1 puñado de guisantes.

1 puñado pequeño de piñones.

4 ó 5 dientes de ajo.

Perejil.

2 huevos duros.

El zumo de medio limón.

Sal.

Aceite.

1 ó 2 patatas (opcional).

Elaboración:

Limpiamos las alcachofas de hojas duras hasta llegar al corazón. Troceamos en cuartos y las manchamos con zumo de limón para evitar que se oscurezcan. Las echamos a la olla donde vayamos a cocinarlas.

Partimos los ajos en láminas y lo añadimos junto con los guisantes, el perejil, la sal y las patatas ( si optamos por ellas, yo prefiero sólo con la verdura). Cubrimos de agua, sin que sobre mucha o quedará muy aguado. Añadimos un chorro de aceite y el zumo de medio limón. Dejamos al fuego hasta que las alcachofas queden tiernas. Una vez estén listas, troceamos los huevos y los añadimos al hervido. Facilísimo.

alcachofas

Bizcocho de queso

Tenía que hacer alguna de las recetas de Taim, que fue mi primera seguidora y la primera que hizo alguna de mis recetas (que yo sepa). Opté por hacer su bizcocho de queso, con alguna ligera variación (sin glaseado y sin bicarbonato).

Tiene un ligero toque a queso y una textura más húmeda que otros bizcochos que he probado. Rico y diferente.

Ingredientes:

200g queso de untar (tipo Philadelphia).                                     bizcochoqueso

200g harina de fuerza.

100g azúcar moreno.

50g azúcar blanquilla.

1 sobre de levadura.

50g de mantequilla (más para engrasar el molde).

Ralladura o esencia de limón.

100ml de leche.

2 huevos.

Elaboración:

En un bol mezclamos la harina, la levadura, la ralladura de limón y lo reservamos.

Batimos el queso con la mantequilla y añadimos poco a poco el azúcar. Batimos uno a uno los huevos y los incorporamos. Removemos bien y agregamos la mitad de la mezcla que habíamos reservado (harina, levadura y ralladura), añadimos la leche, volvemos a mezclar y echamos el resto de harina.

Preparamos el molde untándolo con un poco de mantequilla y espolvoreándole algo de harina. Vertemos la masa y listo para entrar en el  horno. Si al pincharlo con un cuchillo sale limpio, estará listo. Su color no es muy oscuro, así que no esperemos hasta que esté tan tostado como otros.

bizcochoquesoporcion

Galletas con mantequilla de cacahuete

galletacacah

 

Gracias al blog de Rosa M. Lillo  descubrí una receta interesante. La mantequilla de cacahuete no es precisamente mi debilidad, así que nunca la he tenido muy presente. Sin embargo, al ver la pinta que tenían las galletas me animé a usarla.

Ingredientes:

170g de mantequilla a temperatura ambiente.

185g de mantequilla de cacahuete.

105g de azúcar moreno.

100g de azúcar blanco (más para espolvorear después).

1 cucharadita de esencia de vainilla.

260g de harina de trigo normal.

1 cucharadita de bicarbonato sódico.

1/4 cucharadita de sal.

Elaboración:

Podemos precalentar el horno y preparar la bandeja con papel vegetal.

En un recipiente mezclamos  la harina, el bicarbonato, la sal y lo reservamos.

Batimos la mantequilla hasta que obtengamos una textura cremosa y suave. Añadimos la mantequilla de cacahuete y seguimos batiendo un poco más. Incorporamos el azúcar (excepto el reservado para espolvorear) y continuamos batiendo, hasta que quede una masa esponjosa. Batimos ligeramente el huevo y lo añadimos a esta masa, también la esencia de vainilla, lo movemos todo hasta que quede bien integrado.

Es el momento de añadir esta masa a la mezcla que habíamos reservado antes (harina, bicarbonato y sal). Lo haremos en tres veces, batiendo entre cada tanda, hasta que quede todo bien adherido.
En caso de que la pasta no quedara lo suficiente dura para manipularla, podemos meterla en el frigorífico para que adquiera mayor firmeza.

Para conseguir las galletas, haremos bolitas pequeñas, las pasamos por azúcar y las aplanamos. Podemos decorarlas marcándolas con los dientes de un tenedor, presionando sobre ellas, con pequeños cortapastas, o como queramos.

Las colocamos sobre la bandeja del horno sin que se toquen unas con otras y las introducimos hasta que los bordes se doren. Las sacamos y dejamos enfriar.

galletas cacahuet